Meditación en la escuela

“Creemos en una escuela que promueva la búsqueda de la felicidad”.

Prácticas de Meditación Semanal (abiertas a todo público)

  • Horario: 8:30 – 9:15 hrs. (lunes a viernes)
  • Abiertas tanto a familias EFV como cualquier persona interesada.
  • No requiere inscripción ni conocimientos previos.
  • Las prácticas están basadas principalmente en la meditación budista; los días jueves realizamos yoga según la tradición Kundalini.
  • Sin costo.

Sobre nuestra inspiración budista

Podemos resumir la práctica budista como la transformación de la propia mente, que se traduce en: no hacer daño; hacer el bien; purificar la mente.

En nuestra Escuela no se enseña el Budismo como una creencia o religión, sino como un conjunto de principios y herramientas que nos permiten vivir de forma más consciente y plena. En este sentido buscamos que los niños y niñas comprendan de forma práctica y experiencial aspectos como:

  • Principio de causa y efecto;
  • Beneficios de la paciencia;
  • Interdependencia (modelo ecológico);
  • Importancia de la colaboración y la generosidad;
  • La condición cambiante (impermanente) de la vida;
  • La necesidad de cultivar un corazón cálido, compasivo, y una mente calma y lúcida.

Y de esta manera conocer mejor el mundo que los rodea y su propio mundo interior.

La práctica de meditación en la Escuela

La jornada se inicia a las 8:30, con un espacio de media hora de quietud para que los niños calmen su cuerpo, su voz y su mente. En cada aula se realizan actividades y juegos de concentración, respiración, relajación, meditación y yoga, aunque también hay espacios durante el día en que éstas se pueden realizar en otras instancias o al aire libre. También se realizan meditaciones guiadas para las familias y comunidad antes de irse al trabajo.

Las sesiones de práctica suelen ser de breve duración y pueden consistir en meditaciones silenciosas o guiadas o a través de dinámicas y juegos. 

Después de la práctica se da espacio para compartir las experiencias, emociones, sensaciones y dudas que pudieron surgir.

Si bien hay una práctica formal de la meditación, buscamos además que los niños y niñas desarrollen su concentración y capacidad de reflexión durante las distintas actividades cotidianas incluyendo el ejercicio y la alimentación saludable.

Galería de fotos

Prácticas y tradiciones

Tipos de meditación

Desde la perspectiva budista, el amplio espectro de las formas de meditación pueden clasificarse en 2 grandes tipos: 

Shamata (sánscrito)/ Zhi-ne (tibetano)

Conocida como meditación de Calma Mental que en palabras simples consiste en desarrollar un nivel estable de concentración, siendo capaz de mantener la atención en un punto específico por un período de tiempo. Ejemplo de esto es fijar la atención en un objeto externo, en la propia respiración o en una visualización. Practicar Shamata nos permite mantener un estado de concentración profundo y una estabilidad meditativa. Este tipo de meditación no es exclusivo de la tradición budista y puede encontrarse formas de ella en otras tradiciones (ej.: cristianismo, sufismo, hinduismo).

Vipassana (sánscrito) / Lhaktong (tibetano)

Forma de meditación propia del Budismo que consiste en penetrar y observar la realidad de una manera clara y directa. Está vinculada con la noción de Vacuidad (sáns. Shunyata), concepto clave dentro de la visión budista sobre la realidad y la existencia.

Escuelas o Tradiciones

A medida que las enseñanzas budistas fueron difundiéndose se fue dando origen a distintas escuelas que hicieron énfasis en ciertos aspectos pero conservando una base o núcleo común.

Theravada
Su visión y práctica están basadas en las enseñanzas más antiguas del Buda histórico por lo cual a veces se le llama “Budismo primitivo”, entre ellas encontramos como centrales Las Cuatro Nobles Verdades y Las Tres Marcas de la Existencia. Se difundió principalmente en el sudeste asiático (Burma, Tailandia, Sri Lanka, etc.).

Dzogchen (Gran Perfección)
Tradición que se enfoca en el reconocimiento de la condición natural del individuo. Encontramos sus enseñanzas principalmente en India y Tibet.

Mahayana (Gran Vehículo)
Escuela que hace énfasis en el cultivo del amor, la compasión y la sabiduría de forma inseparables (sáns. bodhicitta), introduciendo la figura del bodhisattva como aquel que dedica sus esfuerzos y energías en ayudar y beneficiar a los demás. Fue la escuela que se difundió en países como China (Ch’an), Japón (Zen) y Tibet
.

*Bön
Tradición que existía en Tibet antes de la llegada del Budismo, guarda similitudes con las prácticas budistas y a veces se le relaciona al chamanismo.

Vajrayana
Se mantiene dentro del marco del Mahayana y su principal característica dice relación con los métodos o medios hábiles para lograr ciertos estados internos y control del prana (energía). En sus prácticas es común encontrar el uso de mantras, técnicas de respiración y visualizaciones. A veces se le conoce también como Tantra o Mantrayana.

En nuestra Escuela las prácticas contemplativas y de meditación están principalmente basadas en la tradición Mahayana, y vinculadas en su mayoría a la práctica de Shamatha o Calma Mental.

Beneficios de la práctica de meditación

La práctica de meditación proviene de una tradición antigua que da cuenta de sus resultados y en las últimas décadas la comunidad científica se ha interesado por estas técnicas llevando a cabo diversos estudios en los que se han registrado algunos de sus beneficios, por lo cual se han adaptado programas para organizaciones como escuelas, hospitales, cárceles y empresas.

Nuestra escuela promueve la educación no sólo en un sentido académico sino también a nivel de las emociones (aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos, aprender a ser), y es aquí donde la práctica de la meditación (en un sentido amplio) y del yoga (a través de prácticas especificas para cada edad) ayudan construir un sistema educativo integral tanto desde la perspectiva del equipo pedagógico como de los niños, niñas y familias.

Algunos beneficios de la meditación según diversos estudios científicos

  • Mejora de la capacidad de atención y concentración
  • Alivio de dolores físicos
  • Disminución de ansiedad, stress, situaciones de adicción, desórdenes alimenticios
  • Facilitación de la relajación (física y mental) y las funciones cognitivas
  • Disminución de estados mentales negativos (depresión, rabia, angustia, etc.)
  • Reducción de presión sanguínea
  • Mejora de la respuesta del sistema inmunológico.
Thanks!