Equipo de
diversidad

El Equipo de diversidad en verdad lo conformamos todos y todas las personas que trabajamos en la Escuela.

Si bien es cierto, la Escuela cuenta con un equipo de profesionales especializados, afirmamos que el “Equipo de diversidad” en realidad lo conformamos todos y todas las personas que trabajamos en la Escuela: profesores, asistentes de la educación, profesores especialistas, talleristas, administrativos, personal de aseo, incluyendo a los niños y niñas y sus familias.

Así, nuestra convicción que trata de una sociedad abierta a la diversidad en su más amplio sentido se puede generar y manifestar con un proceso progresivo y paulatino de trabajo colaborativo, de valorización y reconocimiento de que las propias diferencias son posibilidades y desafíos que debemos enfrentar y construir desde nosotros mismos hasta los otros, afirmamos entonces que la diversidad la generamos desde nuestra propia vida y práctica.

El equipo

Lorena Oyarzún

Educadora Diferencial, mención en Discapacidad Intelectual. Diplomado Trastorno Especifico de Lenguaje y Comunicación. Especialización en Estimulación Temprana.

Candy Sanguinetti

Educadora Diferencial, mención trastornos de la visión. Magíster en educación con mención en evaluación e integración educacional. Especialista en Audición y Lenguaje y déficit intelectual.

Daniela Ortega

Psicopedagoga licenciada en educación. Postgrado en trastornos del lenguaje y la comunicación.
Diplomada en metodología Lefebre Lever.
Magister en Creatividad e Innovación pedagógica con un énfasis en el arte y la educación como medios de transformación.

Baytiare Cabezas

Terapeuta Ocupacional con experiencia en trabajo con infancia y en el área corporal.

Estudios en Abordaje de Trastorno del Espectro Autista en el aula e Intervención clínica en población pediátrica

Fernanda Muñoz

Leslie Cabrera

Coordinación

  • Edith Pemjean
  • Ximena Paniagua

Punto de partida

Las diferencias que como personas tenemos nos hacen a cada uno único o única, entender la “diversidad” es sencillo cuando somos capaces de identificar en nosotros mismos aquellas cosas que nos suponen mayor esfuerzo o facilidad para llevarlas a cabo. Todos tenemos habilidades diferentes, y este es un hecho natural.

¿Te has dado cuenta?… seguro que sí, pero fíjate bien ahora:

La Diversidad está en todas partes…

En los árboles, en las flores, en las frutas...

…Hay animales grandes, otros son pequeños… unos vuelan, otros se arrastran…

Hay lugares en el mundo donde hace mucho frío, otros donde el calor es sofocante…

Consideramos la Diversidad como parte constitutiva del mundo que nos rodea, de nuestra cultura, de nuestra vida en particular. Es un hecho innegable y debemos aprender de ella para lograr apropiarnos del espacio social que nos toca vivir, respetando así las diferentes maneras concebir y desenvolverse en la realidad.

Naturaleza de
la escuela

El objetivo de toda escuela está ligado a los aprendizajes que los niños, niñas y jóvenes puedan alcanzar y construir, las formas de relación que puedan establecerse como un cimiento para la vida en comunidad y los procedimientos que se instalen para la puesta en práctica de las diferentes habilidades en desarrollo, es decir: Saber – Ser y Hacer. La Escuela Francisco Varela declara construir estos mismos conceptos teóricos desde un lugar que respete las diferencias individuales de las personas que la habitan (y en general de todos y todas) (…) con un fin último que tiene que ver con la Felicidad general, el bien común desde el bienestar individual, el respeto por la diversidad desde el reconocimiento de las posibilidades subjetivas.

El desafío entonces de una Escuela de “Nuevo tipo”, es llenarse de conocimiento y práctica en todos los ámbitos del desarrollo de un ser humano (cognitivo, emocional, valórico, espiritual, etc.), para enseñar y aprender en una diversidad e incertidumbre crecientes en los tiempos que corren. (…) En este sentido, vivir en diversidad nos permite aceptar las diferencias, además de ser un acto tolerante, como un acto constitutivo de la naturaleza y las particularidades individuales que todos poseemos.

Para esto, acuñamos dos conceptos que acompañan el accionar cotidiano de la comunidad educativa en general: Escucha y Respeto.

 

Finalmente, afirmamos que, la naturaleza de la Escuela es fundamentalmente diversa y que esta diversidad posee un sentido expresado transparentemente en el deseo de felicidad colectivo, que nos lleva a primordialmente a responsabilizarnos por nuestros actos y palabras, y mantener una conducta relacionada a la escucha y el respeto para que de esta manera el hecho de aprendizaje bidireccional tenga un espacio propicio para su manifestación.

Convicción de la escuela

La Escuela Francisco Varela, un espacio educativo basado en la escucha y el respeto, considera como una medida concreta el garantizar el derecho a la educación para todos y todas los niños, niñas y jóvenes, independiente de sus posibilidades físicas, emocionales e intelectuales, por esto existe de un 15% de las matriculas reservadas para estudiantes con alguna “Necesidad Educativa Especial”, lo que se traduce en la práctica a 1 o 2 niñ@s por aula, dependiendo de las particularidades y necesidades de cada grupo. Sin embargo, no sólo se apunta a entregar una educación de calidad a los niñ@s con algún tipo de “diagnóstico”, sino también a todos aquellos niñ@s que dan vida a las aulas y patios de la Escuela, con todas sus características, ya que se apunta a la necesidad individual que cada persona presenta en la configuración personal de su propia versión del mundo, sociedad y familia. Es el individuo versus la cultura que lo rodea y sobre cómo hacer la síntesis necesaria para poder encontrar su lugar en armonía con el entorno.

Articulación Interescolar

Con el objetivo de lograr una visión transversal de la diversidad en toda la escuela y sus ciclos, se realizan una serie de acciones que favorecen este proceso mediante el intercambio de experiencias y practicas concretas, a través de diversas reuniones e intervenciones cruzadas por parte de los diferentes profesores del área de diversidad, permitiendo de esta manera articula las formas establecidas en el presente plan de trabajo o proyecto de Diversidad.

Atender la diversidad

Entendemos la “Atención a la Diversidad” como el conjunto de acciones pedagógicas que en un sentido amplio intentan dar respuesta a las NEE temporales o perdurables de todos y todas las estudiantes de la escuela, de acuerdo a las necesidades que surgen durante su proceso pedagógico.

Formas de Acción Psicopedagógica y sus Tiempos

A lo largo del año escolar, existen tres momentos fundamentales en el trabajo desde el “Área de Diversidad” de la Escuela Francisco Varela, las cuales configuran la acción psicopedagógica que se realiza tanto con niños, niñas y jóvenes como con sus familias y profesores (comunidad educativa). Estos tres momentos son flexibles, interdependientes y dinámicos, sin embargo, de forma didáctica se muestran en tres espacios/tiempos cronológicos para su análisis y comprensión, estos son:

A continuación se describe cada uno de estos momentos:

Intervención Evaluativa

Es el proceso de indagación objetivo, integral e interdisciplinario, que es realizado por el Equipo de Diversidad de la Escuela, abarca desde área educativa hasta la salud, en el caso de que se requiera y con los apoyos pertinentes, su propósito es determinar:

  • Las fortaleza e intereses del niño, niña o joven.
  • El tipo de necesidad y desafíos del estudiante, es decir, la condición de aprendizaje y sus requerimientos de apoyo educativo para participar y aprender en el contexto escolar.

Intervención y Acompañamientos

Es la puesta en práctica del “Plan de Trabajo y Acompañamientos” (PTA), que es realizado por el Equipo de Diversidad de la Escuela en su totalidad, en donde además se incluye a los especialistas externos y, fundamentalmente, a la familia: en tanto modificaciones relacionales, comunicativas y de dinámica deban realizar para favorecer el proceso de intervención pedagógica que se está implementando, conjuntamente con las acciones terapéuticas sugeridas. Por lo tanto, es un trabajo mancomunado de todos y cada uno de los adultos que acompañan la vida del menor en cuestión.

Evaluación de Procesos

La evaluación de los aprendizajes tanto conceptuales, procedimentales como actitudinales se realizará de manera permanente, bajo el concepto de Evaluación para el Aprendizaje, verificando los progresos individuales y grupales de los niños, niñas y jóvenes, implementando los procesos de adecuación correspondientes a las diferentes necesidades para que todos los niños y niñas tengan la oportunidad de alcanzar los objetivos de aprendizaje.

Apoyados en los avances de la investigación educativa y el conocimiento que proporcionan las ciencias, buscaremos ampliar todo lo posible el alcance de los logros y ámbitos de aprendizaje de los niños, niñas y jóvenes en las distintas dimensiones del conocimiento para su crecimiento y desarrollo integral, esto se reflejará en promover el desarrollo de las habilidades del conocimiento, la expresión y creación artística; el crecimiento y desarrollo físico y su formación emocional-espiritual.

Procesos Relacionados

Son el conjunto de factores que deben mantenerse dentro del campo de la intervención pedagógica, es decir, es la suma de elementos de las estructuras y dinámicas básicas para poder establecer el trabajo escolar desde la diversidad. El encuadre organiza y sostiene el trabajo tanto con la individualidad como con el grupo del que se participa, resguardando los criterios básicos que plantea la escuela, relacionados con la escucha y el respeto por todos cada uno de sus integrantes.

Los elementos de estos procesos los explicamos a continuación, en forma de preguntas:

¿Qué podemos hacer?

La Escuela Francisco Varela se hace cargo que las diferentes necesidades de los niños, niñas y jóvenes, requiriendo evidentemente del apoyo de las familias para llevar a cabo esta tarea. De esta forma, invitamos a cada madre, padre o adulto responsable a establecer una manera de trabajo que invita a reconocer 4 puntos básicos para que la intervención pedagógica y familiar tenga lugar.

¿Qué no podemos abordar?

Luego de todos los esfuerzos anteriores por parte de los miembros constitutivos de la intervención: familia, escuela, apoyos externos, hay ocasiones en donde no se logra establecer una visión común entre dichas partes e impacta directamente a la realidad del niñ@ en cuestión y la del curso/nivel donde participa, en estos casos la Escuela responsablemente define sus límites en la intervención.

 

¿Hasta dónde podemos llegar?

Luego de comenzar con los apoyos específicos de trabajo (anteriormente mencionados), y al no existir cambios sustanciales en el desenvolvimiento escolar, la escuela comienza a generar nuevas estrategias que requieren de un mayor esfuerzo tanto por parte de la escuela como de la familia, persiguiendo así el mismo fin: buscar el bienestar del niño, niña o jóvenes y del grupo del cual participa. Dichas estrategias que incluyen adecuaciones horarias y necesidades de tratamientos específicos entre otras.

De esta manera, y luego de numerosas oportunidades, intentos e intervenciones específicas, la Escuela se hace cargo responsablemente del campo de acción pedagógico que le corresponde, reconociendo así sus posibilidades y límites en el proceso de acompañamiento a un estudiante y su familia, definiendo claramente las ocasiones cuando sí podemos hacernos cargo y cuando pasa por sobre las posibilidades de la Escuela.

Thanks!